José Placer

Página Web informativa sobre HoLEP

 
  1. Una de las ventajas que presenta HoLEP es que es una técnica quirúrgica que se realiza a través de la uretra. En cambio, en la adenomectomía abierta es preciso realizar una incisión quirúrgica sobre la pared abdominal hasta llegar a la próstata. Por este motivo, el dolor y las molestias postoperatorias que se sufren tras la realización de HoLEP son inferiores a las que se tiene tras una adenomectomía abierta. Por el mismo motivo, en HoLEP no hay riesgo de que se infecte la herida quirúrgica.


  1. La principal ventaja de HoLEP frente a las técnicas quirúrgicas estándar radica en su capacidad hemostática. La excelente capacidad de coagulación del láser de holmio es  responsable de que el sangrado que se produce durante y tras la cirugía sea limitado. Por este motivo, la permanencia de los lavados vesicales y de la sonda uretral suele ser inferior a dos días. Por el mismo motivo, la necesidad de transfundir de sangre es excepcional (<1%) y la mayoría de los pacientes suelen irse de alta a su casa durante los dos días posteriores a la cirugía. Varios estudios han demostrado que el sangrado que se produce durante HoLEP es claramente inferior al que se produce durante la resección transuretral de la próstata o la adenomectomía abierta. De hecho, la permanencia de los lavados vesicales, la estancia hospitalaria y la necesidad de transfusión de sangre es menor en HoLEP en todos los estudios.


  1. Otra de las ventajas de HoLEP frente al resto de técnicas quirúrgicas radica en la capacidad de poder ser realizada en pacientes de diferentes tamaños prostáticos. Con HoLEP el tamaño prostático no es ninguna limitación y, de hecho, con suficiente experiencia se puede tratar a cualquier paciente que tenga un volumen prostático superior a los 30-40 cm3. Varios estudios han demostrado que se puede realizar HoLEP a pacientes de diferentes tamaños prostáticos con la misma eficacia clínica y sin que aumente el riesgo de complicaciones. HoLEP es sin duda la única técnica quirúrgica que permite tratar pacientes con volúmenes prostáticos tan dispares. Ésta es una de las ventajas de HoLEP que no tienen el resto de técnicas quirúrgicas. Así, la adenomectomía abierta puede ser empleada para el tratamiento de próstatas de gran tamaño pero no se realiza en próstatas de tamaño pequeño o mediano. Por contra, la RTU-P y las técnicas de vaporización prostática sólo son eficaces en el tratamiento de los pacientes con próstatas de tamaño pequeño o mediano. El empleo de estas técnicas en pacientes con próstatas de gran tamaño se asocia a mayor índice de complicaciones y a un elevado índice de fracaso y necesidad de retratamiento.


  1. La cirugía prostática no está exenta de complicaciones. Cualquier técnica quirúrgica en la que se extirpa el adenoma prostático se asocia a una serie de complicaciones.  No obstante, el tipo y la frecuencia de complicaciones varían en cada procedimiento. Los estudios publicados hasta la fecha han demostrado que HoLEP tiene una tasa de complicaciones menor que la de la RTU-P o la adenomectomía abierta. El riesgo de desarrollar complicaciones durante la realización de HoLEP o en el postoperatorio inmediato es muy bajo. El riesgo de necesitar una transfusión de sangre o de requerir una revisión quirúrgica por sangrado es muy bajo y menor del 1% en la mayoría de los estudios. De igual manera, el riesgo de presentar complicaciones a medio o largo plazo es bajo. De hecho, el riesgo de requerir una reintervención quirúrgica por la presencia de adenoma residual o por el desarrollo de una estenosis de uretra o esclerosis de cuello es menor del 5%. Asimismo, el riesgo de presentar incontinencia de orina permanente tras la cirugía es similar al de la cirugía convencional. De igual manera que sucede con otros procedimientos, tras la realización de HoLEP la mayoría de los pacientes experimentan una pérdida de la eyaculación. Por contra, se ha demostrado que HoLEP no altera en absoluto la erección.

¿Qué es HoLEP?

  1. La enucleación prostática mediante el láser de holmio o HoLEP (Holmium Laser Enucleation of the Prostate) fue descrita por primera vez en 1998 por Peter Gilling (Nueva Zelanda). Desde entonces numerosos hospitales de todo el mundo la practican de forma rutinaria. HoLEP es sin duda la técnica quirúrgica más versátil de todas las que se emplean para tratar la HBP. Su realización está aceptada y recomendada por las principales asociaciones urológicas internacionales: Asociación Americana de Urología, Asociación Europea de Urología, Asociación Británica de Cirujanos Urólogos, Sociedad Urológica de Australia y Nueva Zelanda, etc.


  1. Durante la realización de HoLEP el adenoma prostático que causa la obstrucción urinaria es progresivamente separado de la cápsula fibrosa que lo rodea. Posteriormente el adenoma es extraído de la vejiga mediante el empleo de un instrumento llamado morcelador de tejidos. Todo el procedimiento quirúrgico se hace bajo anestesia a través de la uretra. Al finalizar la cirugía la glándula prostática queda vacía y formada únicamente por la cápsula. La cápsula prostática no se extirpa en ninguna de las técnicas quirúrgicas empleadas para tratar la HBP. La extirpación completa de la próstata incluyendo la cápsula sólo se realiza cuando existe un cáncer de próstata y al procedimiento se le llama prostatectomía radical.


  1. Mediante HoLEP se puede tratar con éxito a pacientes de prácticamente cualquier tamaño prostático. HoLEP representa una excelente alternativa tanto a la resección transuretral de la próstata (RTU-P) para el tratamiento de las próstatas de mediano tamaño como a la adenomectomía abierta para el tratamiento de las próstatas de gran tamaño. Numerosos estudios han demostrado que la mejoría clínica que se produce con HoLEP es al menos equivalente a la de la cirugía convencional pero con menor número de complicaciones. Además existen estudios a largo plazo (más de 10 años de seguimiento) que demuestran que la mejoría clínica que se produce tras HoLEP es duradera.

Video Enucleación prostática con el láser de holmio (HoLEP)

en el Hospital Universitari Vall d’Hebron

Hecho en Mac

Diciembre 2012

© José Placer