Página Web informativa sobre HoLEP

Dr. José Placer

Novedosa técnica que consiste en la implantación por vía uretral de un dispositivo llamado iTind®. El dispositivo se coloca en la uretra prostática y se retira a los 5-7 días de forma ambulatoria. Durante estos días el dispositivo es capaz de generar una dilatación progresiva de la uretra prostática. El dispositivo consiste en una cestilla metálica plegada que es capaz de generar una presión y posterior cicatriz de las paredes de la uretra prostática. Los escasos estudios realizados sugieren que los pacientes sometidos a este procedimiento presentan una modesta mejoría de los síntomas miccionales ocasionados por la hiperplasia benigna de próstata que se mantiene al menos durante 3 años. La principal ventaja del procedimiento es la ausencia de efectos secundarios sobre la esfera sexual. En estos momentos no hay experiencia a largo plazo con el uso de este dispositivo y se desconoce si la mejoría clínica se mantiene a largo plazo. Por este motivo ni la Asociación Americana de Urología ni la Asociación Europea de Urología lo mencionan en sus guías clínicas.  

© José Placer

Enero 2019

Previo

Previo

Hidroablación prostática (Aquablation®)

Procedimientos quirúrgicos en investigación o desarrollo

La ablación prostática con agua es una técnica quirúrgica muy novedosa en la que el adenoma prostático que causa la obstrucción miccional es destruido mediante el uso de un chorro de suero a alta presión. La ablación con agua se realiza a través de la uretra de forma similar al resto de procedimientos endoscópicos. A diferencia de otros procedimientos, el proceso de ablación es planificado mediante un ordenador y los movimientos del instrumental endoscópico realizados mediante un robot. La principal ventaja teórica de este procedimiento con respecto al resto de técnicas quirúrgicas es lograr la preservación de la eyaculación del semen. Los defensores del procedimiento describen tasas de preservación de la eyaculación tras la cirugía superiores al 80% de los pacientes. No obstante, los detractores del procedimiento critican que la preservación de la eyaculación tras la cirugía pueda ser debida a la falta de extirpación del adenoma de la zona apical de la próstata. La principal limitación del procedimiento aparte de su elevado coste es la ausencia de coagulación del lecho prostático. De hecho, las tasas de reintervención por sangrado o de transfusión de sangre son superiores a las de los procedimientos realizados mediante láser. La experiencia con esta técnica es muy limitada. Existen muy pocos estudios publicados y en la mayoría de ellos se avalúan muy pocos pacientes. La Asociación Americana de Urología y la Asociación Europea de Urología consideran que es un procedimiento experimental en investigación y que no hay suficiente evidencia científica para apoyar su realización. De hecho, en las últimas guías clínicas publicadas en 2018 por ambas asociaciones no se hace mención a la ablación prostática con agua.

Rezūm®

Novedosa técnica quirúrgica que consiste en la punción en el interior del tejido prostático de unas agujas por las que se inyecta vapor de agua caliente. El vapor de agua se genera por la emisión de ondas de radiofrecuencia y ocasiona la destrucción del tejido prostático que causa la obstrucción. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria bajo anestesia y la mejoría de los síntomas comienza a ser evidente a las pocas semanas de su realización. La experiencia con Rezūm® es limitada. Los estudios publicados han demostrado que ocasiona una modesta mejoría de los síntomas miccionales que se mantiene al menos durante 2-3 años y que no tiene efectos secundarios sobre la eyaculación. Por el momento no se dispone de estudios a largo plazo ni se conoce la utilidad de esta técnica en próstatas voluminosas. La Asociación Americana de Urología lo incluye como opción para aquellos pacientes con próstatas pequeñas o medianas que estén interesados en preservar la eyaculación. No obstante avisa que no se conocen sus efectos a largo plazo y que la probabilidad de retratamiento futuro es más elevada que con la cirugía convencional.

UroLift®

Procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo realizado por vía endoscópica (a través de la uretra) sin necesidad de practicar una incisión quirúrgica. Durante el procedimiento se realiza la inserción en la próstata de varios implantes formados por un material de sutura permanente que son capaces de ampliar el diámetro de la uretra prostática facilitando la micción. El material que se implanta actúa a modo de grapa que comprime el tejido prostático y distiende la cavidad de la próstata. Numerosos estudios han confirmado que la implantación del UroLift® ocasiona una ligera mejoría en los síntomas miccionales de los pacientes que sufren de hiperplasia benigna de próstata. Las principales ventajas de esta técnica son la rapidez de su realización, la corta estancia hospitalaria y los mínimos efectos secundarios que ocasiona sobre la eyaculación. No obstante, la mejoría clínica que se produce es claramente inferior a la de la cirugía convencional. En este sentido, hay dudas acerca de la duración de la mejoría clínica ya que el seguimiento de los pacientes en la mayoría de los estudios realizados es corto. Por otro lado, es una técnica que sólo está indicada en pacientes con próstatas pequeñas o medianas y la presencia de un lóbulo medio prostático es una limitación. La Asociación Americana de Urología y la Asociación Europea de Urología establecen en sus guías clínicas que el uso del dispositivo UroLift® puede ser una opción para aquellos pacientes con próstatas de tamaño pequeño o mediano que estén interesados en preservar la eyaculación. No obstante consideran que los pacientes interesados en su realización tienen que ser conscientes de que la mejoría que se experimenta tras el procedimiento es limitada, menor que la que se logra tras otros procedimientos quirúrgicos y menos duradera en el tiempo.

iTind®